Ir al contenido principal

Cuando M. defiende la alegría


Tengo una amiga que es luz. Pero no como esas luces que aparecen en las ciudades un triste lunes de noviembre, con ese gris tan de asfalto y coches amontonados. No, ella es otro tipo de luz. Es la luz de las tardes de primavera en una terraza de MadriZ. Es la luz del luscofusco que deja el sol sobre el atlántico en las interminables noches de San Juan. Es el anaranjado de los amaneceres que te sorprenden una mañana de domingo (o una noche de sábado) saboreando los besos de algún amante fugaz en los portales de la Gran Vía.

M. es esa luz que cuando la ves algo se te remueve en las entrañas y una sonrisa se te escapa por la comisura de la mirada. Se rumorea que este hecho ha llegado a los oídos de los jipsters que copan las calles de Malasaña y que andan en su busca y captura para usarla como antídoto contra la rutina de los días de bigote y de modernismo desmesurado. A mí me han preguntado si la he visto por algún sitio, pero he tenido que mentir y decir que no. ¡Me niego a que la usen para su uso y disfrute y entonces yo me quede sin mi dosis semanal de martaalvarecismo!

Porque sin ella, yo no sería yo. ¿Qué hubiera sido de mí si cuando B. se marchó ella no hubiera estado a mi vera sosteniéndome la mano para que no me desmoronara? ¿Qué me hubiera ocurrido si no hubieran estado sus abrazos cuando mis amores se mudaron a ciudades más norteñas o cuando el propósito de mi aula se desvanece por culpa de los días duros y las planificaciones infructuosas? Si los jipsters barbudos se la llevaran, yo ya no sería yo. Sería otra, con la misma cara, el mismo pelo y las mismas manos, sí, pero distinta. Sin ella, mi libertad sería menos libre y mi sonrisa menos luminosa. Sin ella, mi camino sería más empedrado. O quizá tendría las mismas piedras, pero desde luego, sin ella esas piedras pesarían más y el camino estaría más oscuro.

Porque os digo una cosa. Yo soy la mujer más afortunada del mundo. Yo tengo una amiga que es luz


"Defender la alegría como una trinchera 
defenderla del escándalo y la rutina 
de la miseria y los miserables 
de las ausencias transitorias 
y las definitivas 

defender la alegría como un principio 
defenderla del pasmo y las pesadillas 
de los neutrales y de los neutrones 
de las dulces infamias 
y los graves diagnósticos 

defender la alegría como una bandera 
defenderla del rayo y la melancolía 
de los ingenuos y de los canallas 
de la retórica y los paros cardiacos 
de las endemias y las academias 

defender la alegría como un destino 
defenderla del fuego y de los bomberos 
de los suicidas y los homicidas 
de las vacaciones y del agobio 
de la obligación de estar alegres 

defender la alegría como una certeza 
defenderla del óxido y la roña 
de la famosa pátina del tiempo 
del relente y del oportunismo 
de los proxenetas de la risa 

defender la alegría como un derecho 
defenderla de dios y del invierno 
de las mayúsculas y de la muerte 
de los apellidos y las lástimas 
del azar 
y también de la alegría."

Defensa de la alegría
Mario Benedetti







Comentarios

Entradas populares de este blog

La constancia

Un buen día M. me dijo una cosa tan bonita que me dio un arrebato de locura y tuve que irme a su vera verita vera. Allí encontré cosas extraordinarias: Girona, furgonetas con libertad, pueblos con diecisiete habitantes y lo mucho que me gusta aprender nuevas lenguas. A su vera también ocurrieron los lugares comunes (y no comunes), las conversaciones non-stop, el “Jo competeixo” y los besos y caricias que quedarán en el recuerdo de las estrellas de Beget y de dos sacos de dormir.
Sin embargo, lo que realmente encontré en una carretera perdida del prepirineo gironés fue que mi constancia, las numerosas horas de terapia con mis dos A., los besos robados, los días de sonrisas cuando no apetecía y estos años de pensar en mí habían dado el resultado esperado: ya no esperaba nada de nadie, sólo esperaba algo de mí. Y así, mientras cantábamos a voz en grito como si nadie nos escuchara aquello de “quién iba a decir que sin carbón no hay Reyes Magos”, me sentí plena y segura al decidir que des…

Rutinas (sabias) de otoño

Los otoños en Madriz siempre son sabios. Siempre. Es por eso que este verano que ya casi es otoño me devuelve las rutinas olvidadas en los trasiegos del día a día del curso dos mil quince - dos mil dieciséis. Aquellas rutinas que, a pesar de hacerme sonreir como una niña con zapatos nuevos, fueron relegadas al baúl de los recuerdo por demasiados proyectos e incertidumbres. 
Pero este curso no será igual. Porque si en otoños pasados ocurrieron mi lápiz de labios rojo o el ceviche y  la locura tapapiesera, en éste ocurrirán las neurolecturas, los estómagos tranquilos y las rutinas que sabiamente el otoño me ha vuelto a traer. 


"Un desorden milimétrico  me acerca hasta el lugar lleva a cabo mi propósito  de ser cuchillo y presa a la par"
Vetusta Morla. Cuarteles de Invierno